Compass, empresa contratista de isagen, viola derechos de sus trabajadores

En Colombia no se respetan los derechos de los trabajadores y, aunque existen leyes, en la práctica no se cumplen porque se usan artimañas y el engaño para evadirlas, por lo cual los empleados están expuestos a regímenes autocráticos y labores injustas, sometidos a lo que se ha llamado EL SALARIO DEL MIEDO.  

ISAGEN, empresa de la multinacional BROOKFIELD, en su afán de obtener mayor rentabilidad, viene realizando una serie de reestructuraciones en distintas áreas y particularmente en lo relacionado con la contratación de servicios con terceros.  En ese proceso de buscar una mayor rentabilidad ISAGEN ha colocado sobre la mesa condiciones nuevas para la contratación, que traen como consecuencia para los trabajadores que han prestado los servicios en los centros productivos durante muchos años, pasando por varias empresas contratistas, atropellos, desmejoras de sus condiciones laborales y despido de trabajadores a través del engaño y la mentira para no reconocerles sus derechos.

Es el caso de la empresa Compass Group, Multinacional británica que presta Servicios de Alimentación y Catering en los centros de generación de energía de la empresa ISAGEN, de propiedad de la multinacional canadiense BROOKFIELD. Esta empresa se da el lujo de colocar dentro de sus principios Desarrollo de nuestro personal y valoración de la diversidad” cuando en la práctica ha sido una de las empresas que prestan servicios a ISAGEN de la cual se reciben las mayores denuncias por atropellos y prácticas que atentan contra los derechos humanos y laborales. SINTRAISAGEN ha denunciado en reiteradas ocasiones dichos comportamientos ante la administración de ISAGEN, pero a pesar de esto las prácticas son toleradas y continúan.

Ya habíamos denunciado en nuestro comunicado de julio que “las empresas contratistas que hoy prestan sus servicios a la compañía, en su afán de lograr las prórrogas de dichos contratos, vienen realizando prácticas que atentan contra los derechos de los trabajadores. Una de estas prácticas consiste en modificar los contratos de los trabajadores con un OTROSÍ, pasando los Contratos de Termino Fijo a Contratos de Obra o Labor; cuyo propósito es poder darlos por terminado cuando lo requieran sin el pago de posibles indemnizaciones a las que habría lugar si no se firmaran éstos”, pero a esta práctica realizada por la empresa COMPASS, se suma la solicitud en estos últimos días,  a los trabajadores de que renuncien “voluntariamente” si quieren que sean tenidos en cuenta para una nueva contratación. ¿Con que intención lo hacen? ¿Si será que los vuelven a contratar? ¿Y en qué condiciones los contratarían? ¿Qué pasa con los que tienen problemas de salud, muchos por accidentes de trabajo? La realidad es que hoy en ISAGEN a muchos trabajadores contratistas les vienen reduciendo sus salarios para ajustarse a los nuevos requerimientos de Brookfield.

Es de este modo que empresas multinacionales como BROOKFIELD y COMPASS vienen a nuestro país a explotar, no solo los recursos naturales de nuestros territorios, sino  que atropellan los derechos de laborales de los trabajadores colombianos.

ISAGEN en su Política para las Relaciones con los Grupos de Interés señala: “Promovemos buenas prácticas ambientales, sociales y económicas” “Establecemos relaciones, éticas, humanas, con equidad, confianza, apertura y respeto” pero la realidad refleja lo contrario.



Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: