Textileros le apostaron a producir tapabocas y ahora nadie les compra

Los textileros fueron obligados a parar las máquinas de coser por cuenta de la pandemia y, en un intento por sobrevivir a la crisis, le apostaron al programa del Gobierno para fabricar tapabocas.

Fabricaron muchos y muy rápido y se estaban vendiendo bien: el problema ahora es que hoy nadie se los compra.

Clientes e intermediarios están exigiendo que los tapabocas sean termosellados, pero la industria nacional los hace cosidos. BLU Radio consultó con el Invima y el termosellado ni siquiera es una exigencia del gobierno, sin embargo, esa palabra está dañando todas las negociaciones.

“Las últimas dos semanas de abril y esta primera semana de mayo las ventas de fueron al piso prácticamente en un 100% porque nadie quiere comprar el tapabocas cosido colombiano”, aseguró David Corredor, del Centro Textil Portela S.A.S.

Algunos empresarios, que habían invertido en materia prima, capacitaciones y bioseguridad cerraron nuevamente sus plantas porque están acumulando demasiado inventario. Por ejemplo, El Palacio de las Capas tiene 8 millones de tapabocas sin vender.

“Es triste ver que llaman y preguntan ¿es termosellado? No, no es termosellado es cosido. Hasta ahí llegan las conversaciones. No te vuelven a contestar un correo, no te vuelven a contestar un WhatsApp”, asegura Lucero Sánchez, de El Palacio de las Capas.

La situación se repite en empresas de Bogotá, de Antioquia, de Pereira y de varias regiones más.



Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: