Urgente atender la crisis del desfinanciamiento de IES públicas

Comunicado del Consejo Académico de la Universidad de Antioquia sobre la urgente necesidad de atender la crisis del desfinanciamiento de las universidades públicas en Colombia.

El Consejo Académico de la Universidad de Antioquia manifiesta a la comunidad universitaria y a la sociedad en general, la profunda preocupación que alberga por el progresivo desfinanciamiento de las universidades públicas de nuestro país y de nuestra querida Alma Máter en particular. Una cifra cercana a los 15 billones de pesos de desfinanciamiento acumulado a lo largo de varios años y que sigue creciendo, afecta la viabilidad de las instituciones y crea un escenario de riesgo inminente para la continuidad de sus labores. Hace un llamado al Gobierno nacional a que atienda con urgencia esta situación a través de estrategias que permitan gradualmente alcanzar condiciones de sostenibilidad financiera.

Las universidades públicas son el baluarte del derecho a la educación superior y se han esforzado por mantener condiciones de calidad que hoy las hacen destacar entre las instituciones más reconocidas del país en investigación, innovación, reputación académica, producción de nuevo conocimiento, impacto social y proyección internacional, lo cual las convierte en importantes dinamizadoras de la equidad y la justicia social, así como en aliadas estratégicas del desarrollo productivo.

Aún en contra de las profundas encrucijadas del financiamiento estatal insuficiente y enfrentando las crisis provocadas por un presupuesto para ciencia, tecnología e innovación que languidece, nuestra universidad pública en las últimas dos décadas logró: el incremento y cualificación de la planta profesoral, el liderazgo en investigación, el crecimiento de la infraestructura y la renovación tecnológica, la ampliación incesante de cobertura incluyendo regiones alejadas de las grandes ciudades,  los proyectos para la transferencia y apropiación social de conocimiento y una significativa proyección internacional. Todo ello no solo evidencia el crecimiento de las universidades públicas, sino que pone de relieve sus aportes al país.

Sin embargo, los gobiernos han parecido empeñados en desconocerlo y la financiación que han destinado para la universidad pública no se corresponde con sus logros y resultados, ni con las tareas y responsabilidades que implican. Hay una distancia considerable entre el olvido estatal de lo que han significado y significan las universidades públicas para el desarrollo del país, y la manera como ellas han logrado responder a los desafíos del entorno y mantenerse inclusive en lugares destacados en las escalas con las que se mide su desempeño académico.

Esa distancia ha sido cubierta por los esfuerzos de las propias comunidades universitarias, las cuales han debido responder con inteligencia, ética, compromiso, creatividad y paciencia, pero sobre todo con un encomiable sentido de pertenencia. Sin estas virtudes, aquella reticencia estatal a financiar adecuadamente a la universidad pública, la hubiera convertido en un proyecto científico y cultural inviable e insostenible.

El Consejo Académico insta al recién posesionado Presidente Iván Duque Márquez a que, atienda la crisis del desfinanciamiento de las universidades públicas, y se comprometa con medidas inmediatas tendientes a la asignación de recursos que incrementen su base presupuestal. La expedición de normas sobre calidad y productividad, las políticas de excelencia y las exigencias de mayor cobertura, no pueden seguir estando separadas de la garantía correspondiente de financiación suficiente por parte del Estado.

La educación pública y la ciencia, tecnología e innovación, no deben ser de nuevo las grandes relegadas del modelo de desarrollo y bienestar que implemente el Gobierno nacional. Asimismo, el Consejo Académico invita a que se revisen programas como Ser pilo paga y las becas crédito, que han contribuido a ampliar la brecha de la desfinanciación de las universidades públicas. Es imperativo además que los gobiernos departamentales y municipales, honrando su condición de primeros y mayores beneficiarios de la acción social de las universidades, que les brindan formación a sus ciudadanos y le transfieren conocimiento a sus instituciones y empresas, mantengan e incrementen sus aportes a través de la estampilla o de otros mecanismos conforme a la ley.

Ante la actual crisis se da la oportunidad para que el país vire hacia un contexto favorable a la construcción de paz que simboliza los nuevos tiempos, valorando positivamente la educación como el soporte de transformación de la sociedad. Para ello, se debe priorizar en la agenda política la sostenibilidad de la educación superior, y las autoridades estatales deben delinear y ejecutar una política integral, diáfana y específica para su financiación. Hay una deuda histórica con las universidades públicas que debe ser saldada urgentemente.

Consejo Académico de la Universidad de Antioquia

Medellín, sesión extraordinaria del 23 de agosto de 2018



Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: